Primer post de la nueva Razona

El Estadio de Vallecas, donde el Rayo Vallecano juega sus partidos como local, no pasa la inspección técnica de edificios (ITE) desde 2012. Desde entonces, el Ayuntamiento de la capital ha pedido a la Comunidad, propietaria del campo, que ejecute los trabajos para subsanar las deficiencias. Son precisamente estas obras, iniciadas en junio, las que motivaron que el pasado lunes el Gobierno regional decidiera cerrar Vallecas y posponer el partido del próximo sábado ante el Athletic.

La ITE, realizada el 1 de octubre de 2012, resultó desfavorable por “el estado general de la estructura y la cimentación, las fachadas, exteriores y medianeras, el estado de conservación de cubiertas y azoteas”, así como “de la fontanería y la red de saneamiento”, además de la falta de elementos de accesibilidad. Desde entonces, el edificio incumple la normativa municipal, pese a lo que se han seguido disputando encuentros de LaLiga y de Segunda. Tanto el Ayuntamiento como la Comunidad insistieron ayer en que dichas deficiencias no han puesto en peligro la seguridad de los aficionados, y que el estadio es seguro.